Noticias

Editorial- CCA Espacio Cooperativo – Abril 2019

COOPERACION ENTRE COOPERATIVAS – COOPERATIVA CLUB ANCAP.

 

EL SEXTO PRINCIPIO COOPERATIVO EN LA PRÁCTICA.

 

Toda cooperativa solo por el hecho de serlo, adhiere a los principios y valores cooperativos; son los elementos distintivos que les caracterizan y marcan la impronta identificatoria que rige la conducción de la organización en beneficio de los socios y de la comunidad en la que está inmersa.

 

Los principios desarrollan los valores que operan como cimiento e inspiración de una visión y forma de concebir y hacer las cosas, sustentados en una interpretación centrada en el Hombre como ser integral desde la ayuda mutua, la responsabilidad, la democracia, la igualdad, la equidad, la solidaridad, la ética, la honestidad, la transparencia, la responsabilidad social y la preocupación por los demás y el medio ambiente.

 

Cada cooperativa a partir de aquí, dependiendo de la clase a la que pertenece, su extracción y objeto social, desde estos valores evolucionará dependiendo de variables situacionales y su propio proceso histórico con mayor énfasis en algunos principios sobre otros.

 

Nuestra experiencia en Cooperativa Club Ancap es de larga data, desde nuestros orígenes como club allá por 1934 cuando un grupo de trabajadores, apenas tres años después de la creación de ANCAP tuvo la inquietud de nuclearse, al principio con fines sociales, culturales, deportivos y recreativos, lo que operó como proceso germinal y la construcción de la convicción de que juntos se logra más. En el devenir del camino, acompañando las necesidades de sus socios vivió un proceso de transformación, de esos que existen sólo en las instituciones que son su gente y paulatinamente fue asumiendo cada vez más un rol protagónico en la economía familiar hasta que finalmente, en la década del 70, toma su forma actual de cooperativa de consumo.

 

Respetuosos de los principios del cooperativismo internacional nacido en Rochdale, se puso de manifiesto en sus normas estatutarias su cumplimiento y vigilancia, así como en el celoso seguimiento de la doctrina nacional cooperativa.

 

Quiso el destino que en enero de 2012, un voraz incendio lo consumiera todo. Aquello construido ladrillo sobre ladrillo, acumulado en cada año de existencia y fruto de generaciones de cooperativistas se había ido. Fue un momento crítico, y donde no pocos anunciaban el final del camino, nuestra cooperativa vio una oportunidad. La oportunidad de reinventarse, recrearse, reconvertirse, renacer con impulso renovador.

 

Desde ese momento, reorganizada y revitalizada, la cooperativa no ha parado de crecer. Instalando su Casa Central sobre Av. del Libertador muy próxima a Ancap, con un ambicioso pero realista plan de desarrollo se sucedieron las aperturas de sucursales en Paso Molino, Las Piedras, Paysandú, Salto, Florida y el nuevo show room en Av. Uruguay. Se triplicó el padrón social, se incorporó una canasta de servicios de primerísimo nivel como respuesta a las necesidades de nuestros asociados, y se adecuaron las instalaciones para su atención. Podemos decir con orgullo que se verificó la situación histórica al 30/6/18 de haber logrado tres balances consecutivos superavitarios.

 

Todo esto es y ha sido posible por la dedicación y entrega de los trabajadores a un proyecto, los socios que son nuestra razón de existir, y los directivos que supieron encauzar y mantener vigente esta herramienta de transformación de la realidad de miles de uruguayos.

 

Nuestro proyecto, y en gran parte la explicación de esta expansión tan acentuada de todos los indicadores de actividad tienen como eje la implementación en hechos del sexto principio cooperativo, la intercooperación.

 

Hemos suscripto junto con otras cooperativas un acuerdo marco de intercooperación que nos permite sumar potencialidades entrelazadas, complementar nuestras propuestas, quedando manifiesta nuestra voluntad común de desarrollar una estrecha relación de intercambio de colaboración cooperativa, cumpliendo nuestros respectivos objetos sociales previstos en los estatutos, a los efectos de intercambiar conocimientos, experiencias y recursos con el objeto de mejorar la atención, así como la oferta de productos y servicios con la finalidad de mediante la actuación conjunta, lograr mejores condiciones de acceso al precio de productos y servicios para los socios de las Cooperativas Parte del acuerdo intercooperativo para satisfacer las necesidades económicas, sociales y culturales de cada parte y en consecuencia de los socios de las Cooperativas, propendiendo al cumplimiento propio del objeto de cada cooperativa al amparo de los principios previstos en el artículo 7 de la Ley 18.407 estableciendo mediante convenios específicos las actividades a desarrollar, quedando determinados en dichos convenios y al amparo del acuerdo marco, los plazos, alcance, obligaciones, derechos y aportes de cada una de las Partes.  A la luz de este acuerdo, se firmaron contratos que potencian diversos aspectos de la vida de la cooperativa como son una Central de Compras en conjunto, el acceso a una línea de crédito cooperativo, el suministro de servicios de logística y auditoría de stock. Asimismo, hemos incorporado artículos provenientes de otras cooperativas de producción tales como Caorsi, Cofuesa, Molino Santa Rosa y la planta de elaboración gastronómica de Cooperativa Bancaria a los efectos de ofrecer a nuestros socios una amplia gama de productos cooperativos y mantener dentro del sistema negocios que antes salían de él.

 

La optimización de recursos bajo esta lógica es notoria; cada cooperativa suma sus potencialidades a las otras y recibe los beneficios del trabajo mancomunado, no se superponen estructuras duplicadas y todos se benefician de la experticia de cada uno.

 

Ese es el camino que hemos elegido, el de trabajar juntos, el de derribar falsos mitos, el de cooperar entre cooperativas, el de intercooperar.

0